(cOsAsDiveRTIdAs:183429) * El jardinero

* El jardinero

¿ Por qué acaricias y les hablas a tus plantas si no pueden sentir tu mano ni oírte?
- le preguntó un vecino al jardinero.
- -¿Y cómo sabes que no me sienten ni me oyen?- respondió el jardinero.
- El vecino se quedó perplejo.
- Hombre, todo el mundo sabe que las plantas no son capaces…
- Tampoco la mayoría de los hombres sienten ni escuchan a Dios- le interrumpió el jardinero- y no por eso Dios deja de hablarnos y cuidarnos.
- El vecino se encontraba cada vez más confundido, y con cierta molestia volvió a preguntar.
- -¿Y cómo sabes que existe Dios? Yo nunca lo he visto, ni le he oído. Ni siquiera he notado los cuidados de los que hablas.
- El jardinero bajó la mirada con tristeza y guardó silencio, y cuando el vecino ya pensaba que no iba a poder responderle, le miró a los ojos con ternura diciéndole:
- En las noches de luna sólo te das cuenta de que los grillos cantan cuando se callan, y es el silencio el que te advierte de la presencia de esa vida escondida. Dios nunca ha dejado de cantar, nunca ha dejado de hablarnos y mimarnos, y es por eso por lo que la mayoría de los hombres no advierte sus caricias.
- Si Dios dejara de cantar, al instante siguiente sería demasiado tarde para darnos cuenta de que estaba allí. No valoras lo que tienes hasta que lo pierdes.
- Por ello, al igual que sucede con los grillos… si haces el silencio en tu interior, el silencio te revelerá los cantos de Dios"

signature_14.gif picture by Amaliagg 

        

 Photobucket

  

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada