(cOsAsDiveRTIdAs:238968) * 10 signos que demuestran que no estás enamorado

* 10 signos que demuestran que no estás enamorado
Tu pareja te irrita

Cosas a las que antes no dabas importancia o que incluso te parecían graciosas ahora no puedes aguantarlas. El ruidito que hace al comer, ese chiste que cuenta siempre, la manera de colocar la alcachofa de la ducha… Da igual, ¡todo te pone de los nervios! Cada vez que arrugues la nariz frente a una conducta suya pregúntate si es realmente importante y cuánto afecta ese acto "desagradable" a tu vida. Si comienzas a detectar muchos detalles insignificantes que te irritan, ¡es un signo!
Pierde prioridad

¿Te aburre estar con tu pareja? Si casi siempre preferirías estar haciendo cualquier otra cosa a estar compartiendo tiempo con él/ella es mala señal. No se trata de estar 24 horas pegados como lapas, pero reconoce que cuando sí estabas enamorad@ priorizabas en muchos momentos un ratito con tu pareja a otras cosas. Si ahora prefieres trabajar más horas que volver a casa coincidirás conmigo en que es un signo de que el amor desaparece.
Solo piensas en ti mismo

La empatía desaparece con el amor. Si antes te preocupabas porque tu pareja fuese feliz, te interesabas por su crecimiento personal/laboral, buscabas detalles que le hiciesen ilusión… y ahora pones por delante siempre tus intereses, eso se llama egoísmo y en grandes dosis puede destruir la mejor de las relaciones.
Discutís y te da igual

A nadie le gusta discutir pero, mientras que antes una discusión te resultaba tremendamente desagradable y te llevaba a preocuparte por cómo afectaría a vuestra relación, ahora es el pan de cada día y ni siquiera tienes ganas de solucionarlo. Ya no te esfuerzas en llegar a un acuerdo e incluso a veces provocas las discusiones para darte más razones a ti mism@ de lo mal que va la relación.
No le echas de menos

No pasáis tanto tiempo juntos y ahora valoras mucho más los ratos en solitario. ¿Se tiene que quedar en la oficina hasta tarde? ¡Solo puedes sentirte aliviad@ y esto es algo que no ocurría antes! Buscas momentos para estar sol@ continuamente y si pasáis varios días sin veros no sientes que le eches de menos.
Piensas que mereces algo mejor

Aunque sigáis pasando momentos estupendos juntos algo te dice que podrías estar con una persona más guapa, inteligente o divertida. Sé sincero contigo mism@ para preguntarte si consideras que mereces algo mejor y que es tu pareja la que ha tenido una suerte increíble de conocerte. Si sientes prácticamente que estás haciendo una obra de caridad, ¿de verdad piensas que eso es amor?
Buscas otras alternativas

No es lo mismo que casualmente aparezca en tu vida una persona que te atrae y todo eso lleve a una infidelidad, que tú deliberadamente busques a alguien para engañar a tu pareja. Si ya sales a la calle valorando cada persona que te cruzas o incluso has comentado con amistades si conocen a alguien que pudiese cuadrar contigo… es un signo claro de que ya no estás en la relación y buscas vías de escape.
No reconoces a la persona amada

No consigues recordar qué es lo que te llevó a sentirte atraíd@ por tu pareja. El caso es que no reconoces en tu pareja rasgos atractivos y a veces te da por pensar que ya no le conoces y que es una persona completamente diferente a lo que tú amaste.
Rechazas el contacto físico

Ya no te sale caminar de la mano, te sientes incómod@ con los abrazos y los besos son un gran esfuerzo para ti. No hablemos del sexo, has dejado de fantasear con tu pareja hace tiempo y llevarlo a la realidad no te produce la menor excitación. Esto les ocurre más frecuentemente a las mujeres que vinculan generalmente el sexo con el afecto, pero es algo muy normal en crisis de pareja.
Ya no hay respeto

Una de las partes más importantes del amor de pareja es el respeto mutuo. Si te sorprendes a ti mism@ pensando en que tu pareja no vale para nada, si no sientes el mínimo reparo en humillarle o dejarle mal delante de otras personas o si consideras que no hace nada bien, claramente no estás enamorad@.
 
        
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada